Remedios incontinencia urinaria 0

dic11

Remedios caseros para la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria, pérdida de orina en forma involuntaria, es algo bastante común y se presenta más en mujeres que en hombres porque el parto es la primera causa de alteración anatómica productora del síntoma.

La incontinencia urinaria se caracteriza por la pérdida incontrolable de orina que puede realizarse en cantidades variables durante el día o la noche.

Este trastorno ocurre tanto en hombre como en mujeres.

Sin embargo, las mujeres son tres veces más susceptibles, debido en parte a las tensiones físicas de la maternidad y a una disminución del estrógeno después de la menopausia.

La incontinencia de orina puede deberse a varias causas y presentarse en una amplio espectro de personas. Además del problema en sí que supone la pérdida de orina que afecta gravemente la calidad y el estilo de vida de la persona, pueden producirse una serie de problemas psicológicos y sociales que empeoren el problema.

Hay cuatro tipos básicos de incontinencia:

Incontinencia total: Es caracterizada por una pérdida constante de pequeñas cantidades de orina. Entre sus posibles causas tenemos: Daño en el esfínter urinario que puede ser por una anormalidad anatómica o lesión, daño en el nervio, tumores infiltrativos o la presencia de fístulas a través de la cual sale la orina del cuerpo.

Incontinencia por presión o estrés: Se caracteriza por la perdida de gotas de orina cuando se tose, estornuda, levanta algún peso o cualquier otra cosa que incremente la presión del abdomen. Este tipo de incontinencia es más común en la mujer que en el hombre, sobre todo en mujeres que han tenido niños, estrechez de los músculos del piso de la pelvis o han tenido cirugía en la región pélvica.

Incontinencia de urgencia: En este caso, existe una inflamación de la vejiga o un problema neurológico que pueda ocasionar deseos incontrolables de evacuar haciendo que salga la orina sin dar tiempo de llegar al inodoro.

Incontinencia por rebosamiento: Cuando se presenta esta condición, la vejiga está distendida, entonces ninguna orina adicional puede entrar sin que salga alguna gota. Es más común en los hombres de la tercera edad con agrandamiento de la próstata.

Remedio para la incontinencia urinaria #1: Hervir, por cinco minutos, dos cucharadas de hinojo en una taza de agua. Retirar del fuego y dejar enfriar. Tomar esta infusión a diario.

Remedio para la incontinencia urinaria #2: Llenar el bidé con agua templada y sentarse. Luego contraer todos los músculos de la región genital y contar hasta cinco. Relajarse contando hasta diez y volver a contraer. Repetir el ejercicio dentro del agua hasta un total de 10 veces.

Remedio para la incontinencia urinaria #3: Practicar los ejercicios Kegel o de contracción del músculo pubocoxígeo:

  • Orinar entrecortado (es decir, orinar, parar y orinar nuevamente) de esta manera se fortalece el músculo de la vejiga y los esfínteres.
  • Acostarse de espaldas con las rodillas dobladas y los pies ligeramente aparte. Contraer el recto, la uretra, y en la mujeres, también la vagina. Luego, proceder hacia adelante como si estuviera tratando de parar de orinar. Mantener la tensión mientras se cuenta lentamente hasta tres. Luego liberar lentamente la tensión. Repetir de cinco a diez veces. Respirar en forma uniforme y cómoda y no tensar los músculos del estómago, los de los muslos o los de las nalgas, ya que se estaría haciendo ejercicio con los músculos equivocados. Revisar el abdomen con la mano para asegurarse de que el área del estómago está relajada.
  • Repetir este ejercicio mientras se está sentado en un banquito bajo que sostenga la parte inferior de las piernas. Levantar las piernas ayuda a que se relajen los músculos de la base pélvica para el ejercicio.
  • Repetir el segundo ejercicio mientras se está arrodillado en el piso con los codos reposando en una almohadilla. En esta posición losmúsculos del estómago están completamente relajados.

Recomendaciones

Conocer la causa de la incontinencia con la ayuda del especialista y poner remedio si es posible, como en los casos de estrés, angustia, nerviosismo o infecciones del tracto genital.

Evitar comidas como sopas con base de tomate, azúcares, como miel y jarabe de maíz, chocolate, polvo de curry y chile con carne y todos condimentos picantes ya que pueden irritar la vejiga.

No reducir el consumo de líquidos por debajo de lo normal por temor de que el orina salga sin avisar, ya que puede traducirse en deshidratación lo que empeoraría los problemas urinarios y causaría otras dolencias graves. En su lugar, se aconseja programar cuando beber los líquidos.

En este sentido, los expertos sugieren un consumo total de seis a diez tazas de8 onzas (240 mililitros) por día que deben ser distribuidos, su mayor cantidad, durante la mañana y tarde dejando sólo una taza entre la cena y la hora de acostarse con el fin de no tener que despertarse constantemente en medio de la noche para ir al baño.

Evitar el estreñimiento, ya que podría contribuir a la incontinencia. Por ello, se debe preferir una dieta alta en fibras en conjunto con cantidades adecuadas de líquidos.

Perder peso. Es necesario evitar la obesidad, ya que ésta puede causar que los músculos se caigan, incluyendo los músculos de la base de la pelvis, lo que facilita la aparición de la incontinencia.

Evitar el alcohol y la cafeína. Ambas bebidas aumentan la frecuencia de visitas al inodoro. Por ello, no se recomienda su consumo.

No fumar. La nicotina puede irritar la vejiga lo que contribuye a la incontinencia por presión.

Llevar un diario. Se sugiere mantener un registro de cada micción o pérdida (hora y cantidad orinada en onzas), las posibles circunstancias que lo causaron y la cantidad de consumo de fluidos que la precedieron con el fin de determinar qué alimentos o bebidas pudo aumentar el problema de la incontinencia y así evitarlas.

Prepararse antes de dormir. Se aconseja que la persona afectada por incontinencia conserve un urinal portátil cerca de su cama.

Anticiparse. Si se tiene ganas de estornudar, toser o se levantará un peso, se recomienda apretar antes el esfínter para evitar una pérdida accidental de orina.

Orinar antes de salir. Se recomienda vaciar la vejiga antes de salir a la calle, ya sea que tenga deseos de ir o no. Si la persona tardará mucho tiempo en la calle, debe utilizar pañales desechables o protectores absorbentes.

Usar ropas fáciles de quitarse. La ropa puede resultar particularmente un problema si se sufre de incontinencia. Las piezas como los monos y las mallas pueden complicar el proceso de micción ya que no son fáciles de bajar. Por ello, se recomienda ropa que se pueda abrir, de forma fácil, a presión en la entrepierna. Igualmente, se recomienda llevar ropa extra en caso que el orine salga antes de llegar al inodoro.

Intentar vaciar completamente la vejiga. Al orinar, se aconseja permanecer en el inodoro hasta que se sienta la vejiga vacía. Luego es necesario levantarse y sentarse de nuevo, agachando un poco hacia delante, doblando las rodillas e intentando orinar de nuevo.

Reeducar la vejiga Se recomienda vaciar la vejiga a intervalos cortos regulares (por ejemplo cada hora) e incrementar, poco a poco, la duración del intervalo. En ciertos tipos de incontinencia, este método es sumamente eficaz para que la vejiga funcione normalmente.

No reprimir demasiado el deseo de ir al baño. La retención prolongada puede producir una infección en la vejiga y expandirla exageradamente. Además, si tiene la vejiga demasiado llena y el músculo del esfínter es débil, el problema de la incontinencia aumentará.

Reality Czech
Rusia




Suscríbete a los comentarios RSS

Comentarios cerrados